La evolución de los Lofts

Vivir en un loft representa una de las principales tendencias del desarrollo urbano desde mediados del siglo pasado, ya que ha significado un cambio de dirección en la migración hacia zonas suburbanas, el resurgir del centro de la ciudad y, por encima de todo, el nacimiento de una nueva conciencia urbana: los habitantes de un loft defienden el pasado arquitectónico de la ciudad incorporando, junto al arte, la vida cotidiana. Inicialmente el término loft designaba un espacio abierto y diáfano ubicado en edificios industriales y almacenes en desuso. Esta palabra de origen inglés también describía desván, ático o la planta superior de una fábrica.

La evolución de estos espacios contemporáneos se remonta al principio de la revolución del loft, que comenzó en los años 50 en Manhattan, lugar de nacimiento de este fenómeno en Estados Unidos. En aquella época, los artistas y bohemios de bajo poder adquisitivo y gran necesidad espacial que buscaban lugares baratos en los que vivir y trabajar, comenzaron a ocupar los edificios industriales que habían quedado abandonados tras el siglo XIX.  Estas construcciones habían albergado en su día talleres textiles, carpinterías, imprentas, almacenes, depósitos y fábricas. Estos “inquilinos” se convirtieron en activistas defensores de una arquitectura declarada obsoleta por el sector industrial, pronto representaron un estilo de vida en el que el arte formaba parte de lo cotidiano.

Las características estructurales de estas edificaciones permitían la inclusión de grandes superficies abiertas, ventanas de forjado a forjado y una extraordinaria cantidad de luz y de espacio. Además de constituir perfectos estudios y galerías para los artistas, también resultaron ser perfectas viviendas. Los primeros habitantes de lofts en el Soho y Greenwich Village descubrieron que materiales y objetos simples como el yeso, una estantería o un biombo podían usarse para dividir el espacio. Se mantuvieron muchas de las características industriales, que recibieron el tratamiento de elementos inherentes al edificio. Estos nuevos espacios pronto se conviertieron en un modo de vida de masas cuando arquitectos y diseñadores se dieron cuenta de la facilidad con que podía transformarse un loft en una espectacular y atractiva vivienda y de lo económico que llegaba a ser.

Desde los años ochenta, el concepto se ha convertido en algo más sotisficado, símbolo de prestigio y de disponibilidad económica. Arquitéctos, artistas, diseñadores, interioristas… han unido en un mismo espacio su lugar de trabajo y su vivienda, lo que concede a los lofts una nueva dimensión.

loft-vert-12

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: